Cultura y Arte

Tres residencias de Mejor Niñez fueron parte del proyecto “Mi voz constituye un cambio” en la Región de los Ríos

La Subsecretaría de la Niñez, junto a la Defensoría de la Niñez, iniciaron un trabajo conjunto para promover la participación de niños, niñas y adolescentes en el Proceso Constituyente, amparándose a la Convención sobre los Derechos del Niño, en donde se establece la necesidad de generar espacios de participación efectivos para ejercer el derecho a la libre expresión de la opinión sobre cuestiones que afecten su vida social, económica, religiosa, cultural y política.

Esta propuesta involucró la realización de procesos de participación a través de diversas metodologías, tales como cuentos interactivos para niños y niñas de 4 a 6 años, consultas dirigidas a niños, niñas y adolescentes de 7 a 17 años y cabildos para niños, niñas y adolescentes de 7 a 17 años. Los insumos que arrojen dichos procesos participativos serán almacenados, sistematizados y entregados a la Convención Constituyente para ser tomado en consideración en el proceso de redacción de la propuesta de Constitución Política.

La Analista de Participación de Mejor Niñez, Patricia Caroca, dijo que “se destaca en realidad la participación y motivación que vivieron los niños niñas y adolescentes que participaron, donde nos sorprendieron en realidad con las cosas que nos decían, recalcando que ellos necesitaban ser escuchados pero que sean escuchados de verdad”.

Por otra parte, Yasna Henríquez, Encargada de la Subsecretaría de la Niñez en la región, agregó que “considero que el proyecto Mi Voz Constituye un Cambio es una clara señal del valor y el lugar que en definitiva la Subsecretaría de la Niñez en conjunto con la Defensoría de la niñez han intentado establecer en nuestra sociedad, recordándonos a todos que los niños niñas y adolescentes son sujetos de derecho y que por tanto se debe respetar su derecho a opinar”.

Cabe destacar que las tres Residencias que fueron parte del proyecto “Mi voz constituye un cambio” fueron: “Ahora” de Máfil, y “Las Parras” y “Sonrisa de Niño” de Valdivia. Además, esta instancia fue completamente voluntaria, ya que es uno de los principios que existen para que ellos pudieran participar del proceso.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba