Tecnología

Hongos comestibles silvestres y manzanas patrimoniales son temas centrales de proyectos FIC

Innovación en manzanas ancestrales

La región de Los Ríos tiene manzanas únicas, como las limonas, árboles adaptados a las condiciones climáticas de la región, pero también con características organolépticas, sabor y olor, que favorecen la producción de sidras y derivados de gran calidad. Prueba de ello, es que Sidras Lemon Apple y Della Chà, producidas en Tralcao, comuna de Mariquina, fueron elegidas como las mejores de América, en la reciente Copa Cervezas de América 2022.

En este contexto regional, con manzanas únicas en su tipo, el Dr. Esteban Basoalto, comenzó a trabajar en el proyecto FIC “AppleTech Planta industrial de manzana móvil”, cuyos beneficiarios son la Cooperativa Agrícola y Sidrícola de Los Ríos (CASIR), junto al co investigador, Dr. Iván Maureira, Director del IPSV; Carlos Martínez, Ing. Agrónomo y profesional del proyecto y Paola Segovia, como encargada de comunicaciones.

El académico, cuenta que, se han hecho esfuerzos para poder manejar y preservar quintas patrimoniales, para multiplicar y establecer nuevos huertos de manzana limona, en Los Ríos. Lo que es positivo y necesario, pero sigue existiendo una brecha importante, “no existen esfuerzos formales que busquen disminuir la brecha tecnológica industrial asociada a la producción de sidras, jugos y otros fermentados por parte de los productores de la Región”, detalló el doctor en Ciencias Agrarias.

En la actualidad sigue siendo de alto costo el equipamiento moderno, lo que afecta a los productores regionales, comprometiendo la obtención de estándares de calidad exigidos por la normativa sanitaria y el mercado, y restringiendo oportunidades comerciales.

Para resolver la brecha, esta iniciativa FIC-R de Los Ríos, pondrá a disposición de productores y procesadores de manzanas patrimoniales, muchos de ellos bajo la Cooperativa Agrícola y Sidrícola de Los Ríos, una planta móvil con la más reciente tecnología, que permitirá la molienda, producción de jugo y pasteurización, si así se requiere. La capacidad de procesamiento es de 500 kilos por hora.

La propuesta no solo abarca la creación de un nuevo servicio, que no existe en la región, ni el país y tampoco en Sudamérica, sino también la posibilidad de generar un producto no accesible a todos los productores, como es el jugo pasteurizado y la opción de realizar innovación social, dados los beneficios evidentes de fortalecer a los pequeños procesadores y a la cooperativa CASIR.

“Lo anterior no solo facilitará alcanzar los estándares de calidad requeridos por la demanda, sino también la reducción substancial del costo de inversión por cada productor sidrero, que hoy no cuenta con la tecnología que posibilite su ingreso al mercado formal”, concluyó el Dr. Basoalto.

Según el Gobernador Regional de Los Ríos, Sr. Luis Cuvertino, para el Gobierno Regional de Los Ríos tiene especial relevancia apoyar estas iniciativas que rescatan productos locales, propios del territorio y proponen valor agregado sobre éstos, fortaleciendo la identidad local y la diversificación de producción y oportunidades económicas para los productores locales, en condiciones competitivas que aseguren una calidad constante y posicionamiento en el mercado.

Las iniciativas serán ejecutadas por académicos de la Facultad de Ciencias Agrarias y Alimentarias de la UACh.

En ejecución se encuentran dos proyectos del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC), financiado por el Gobierno Regional de Los Ríos y su Consejo Regional, enfocados a comunidades indígenas en el área de hongos comestibles silvestres y productores y procesadores de manzanas patrimoniales de Los Ríos.

Es así que dos académicos de la Facultad de Ciencias Agrarias y Alimentarias de la UACh, desarrollarán trabajos de alto impacto para las zonas rurales: La Dra. Erika Briceño Ponce, enfocará su trabajo con la Comunidad Indígena Kilkilco y la Comunidad Indígena Puyehue, con la iniciativa Hongos de Lanco: Valor del patrimonio etnocultural.

Estas comunidades están en medio de una topografía montañosa, rodeada de bosque nativo, plantaciones forestales, praderas de pastoreo y cultivos cereales, pero han enfrentado una importante pérdida de biodiversidad y alimentos del bosque, producto de la deforestación industrial y las malas prácticas de recolección de productos forestales no maderables (PFNM.), explica la doctora en Ciencias de la Agricultura.

“Uno de los objetivos de este proyecto es realizar una cosecha sustentable de los hongos comestibles silvestres, capacitar en la identificación de las especies cosechadas, rescatar la tradición culinaria y desarrollar productos con valor agregado que mantengan las cualidades nutritivas, aumentan la vida útil y permitan lograr mejores ingresos a las comunidades”, explicó la Dra. Briceño, académica del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la UACh.

La investigadora adelantó que el proyecto establecerá unidades productivas en cada una de las comunidades para dos de los hongos más cultivados en el mundo, Pleurotus ostreatus (hongo ostra) y Lentinulas edodes (Shiitake). De esta forma, la iniciativa espera lograr una producción constante de alimento altamente nutritivo a lo largo del año, más sustentable, ya que podrá utilizar residuos madereros o agroindustriales como sustratos de crecimiento de los hongos y desarrollar también productos con valor agregado que pueden comercializarse durante todo el año en la región y en el resto del país.

Además de esta parte productiva, la iniciativa busca rescatar el conocimiento etnomicológico, el desarrollo de manuales para la recolección sustentable, la producción, el desarrollo de productos con valor agregado, y la cocreación de distintas preparaciones y maridajes, finalizó la Dra. Briceño.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba